COMPARTIR

> Por Ariel Frate

Los jóvenes se vuelven cada vez más peligrosos. Ya no les alcanza con ser chorros, drogadictos y pobres; ahora también quieren votar.
La derecha y sus voceros han sacado lo peor de sí ante el debate por el “voto joven”, debate que es necesario e interesante pero que en boca de algunos personajes se vuelve irrisorio y hasta indignante; ambos adjetivos se tornan indisociables de la figura de Edu Feinmann -el archienemigo de los jóvenes que se interesan en la política-.

“Si matás vas a pagar como un adulto. ¿Querés ser adulto para votar? Entonces vas a ser un adulto si te tienen que condenar”. Al mejor estilo “Papá esta enojadísimo” Feinmann puso en discusión lo que muchos temíamos cuando se empezó a debatir el tema: que el voto a los 16 sea utilizado como una excusa para poder mandar a los pibes (pobres) a la cárcel. Intentando negociar una de cal por una de arena.

En el mismo programa, estuvo como invitada, la diputada titular del Bloque “Unión por todos”, Patricia Bullrich, quien llevó la discusión al absurdo total: “¿A quién le importa que los chicos voten a los 16?, mi pregunta es ¿quién está atrás de esto?, y ahí me viene la imagen de Galtieri y la manipulación… de golpe sale un debate así, en el medio de una re-re”, indujo la recordada “Piba” de la Alianza, haciendo referencia a los jóvenes soldados que mandaban a morir a las Malvinas.
El co-conductor, Fabián Doman, con una voz de intelectual descontracturado le sugirió: “es una analogía muy chocante, me parece, la que haces” olvidándose decir si le parece correcta o no.
Lanata también hizo de las suyas. Abrió su programa con una animación que mostraba a la presidenta y parte de su gabinete bailando un tema de los wachiturros mientras una voz en off decía “‘16’ la nueva estrategia K para permanecer en el poder” e hizo referencia en su monólogo, cada vez más decadente, a este proyecto de ley.

Después de haberse entrevistado con 4 jóvenes -3 de los cuales se manifestaron a favor del voto a los 16 con algunas críticas de por medio- la pantalla gigante de Periodismo Para Todos mostraba una placa que sentenciaba: “2.100.000 nuevos votantes. 1 de cada 3 pertenece a familias que reciben planes sociales” paradita al lado de la pantalla la periodista que acompaña a Lanata decía: “Acá cabría preguntarse ¿Hasta qué punto un chico cuya familia depende para su subsistencia de un plan social puede elegir tan libremente o no? (Recomendación: pibe, cuando vayas a votar no pongas cara de pobre porque si el presidente de mesa se entera que tu familia recibe un plan social es voto cantado y te lo anulan).

Frase de Lanata que no logramos entender: “No son siempre los chicos de 16 los chicos de clase media de 16. Hay de todo.”
Los panelistas de 678 por su parte tendrán que resolver algunas contradicciones. Al finalizar un informe sobre este tema y dialogando con Sandra Russo, Carlos Barragán dijo: “hay mucha gente de treinta o cuarenta años que no están facultados para entender la política (SIC)”, su compañera agregó que incluso algunos de ellos trabajaban en los medios de comunicación. Pero una semana más tarde el programa dedicaba parte de un informe a la periodista Sandra Borghi, acusándola, y con razón, de pedir el voto calificado. Decía la columnista de Radio 10: “El 20% de esta franja ni estudia ni trabaja… la famosa generación denominada ‘Ni-Ni’.” para luego preguntarle al diputado del FAP, Claudio Lozano, si estos jóvenes tienen cabeza para elegir bien. De un lado y del otro estaban pidiendo voto calificado.

Más allá de este tema, septiembre fue un mes de muchas movilizaciones. No tenía sentido volver a escribir sobre los cacerolazos o “marcha del odio” porque ya lo habíamos hecho y en la ‘remake’ del mes pasado no ha habido muchas cosas nuevas para analizar. Pero sí teníamos intenciones de hablar sobre la movilización por los “6,7,8 años sin López”-consigna de la marcha que reclama la aparición con vida del testigo desaparecido- pero los grandes medios de la primera y la segunda posición, empeñados en que Jorge Julio López siga desapareciendo, no dijeron nada al respecto ni mandaron a ningún movilero a entrevistar a los manifestantes (que vaya si tenían mensajes en defensa de la democracia). Nada dijeron tampoco sobre la “Marcha mundial contra Monsanto” que en nuestro país se realizó en varias ciudades -principalmente en Córdoba-. Ni TN ni 678, ni Tiempo Argentino ni La nación, le dieron siquiera un pequeño lugar. Si bien esta sección se dedica a ver lo que se dice de un lado y del otro, cuando no se dice nada en ningún lado, preferimos no dejar de mencionarlo.

SIN COMENTARIOS

RESPONDER