COMPARTIR

> Por Ariel Frate

Cuarenta organizaciones sociales, un premio Nóbel de la paz y miles de misioneros, correntinos y brasileros caminando 150 kilómetros durante seis días por la provincia de misiones, no es noticia para ningún medio nacional. No, no iban a ninguna procesión. Marchaban por la defensa de los ríos del litoral y en contra de la instalación de otra Yacyretá.

Si bien esta nota normalmente intenta analizar cómo se tratan en los medios de comunicación diferentes sucesos que se instalan en la agenda mediática, en este caso analizaremos cómo No se informa, cómo No se investiga, cómo se silencian algunos hechos que para nada representan los intereses de quienes manejan esas grandes empresas mediáticas.

Ante el avance en el proyecto para construir El Complejo Hidroeléctrico Garabí, una gran parte del pueblo misionero se moviliza para impedir la construcción de una represa que calculan inundará 90.000 hectáreas y desalojará a 13.000 habitantes. Son más de cuarenta organizaciones sociales las que integran la Mesa Provincial No a las represas y encabezan esta lucha expresada en la Marcha por los Ríos Libres, que recorrió 150 kilómetros bajo un potente sol durante los últimos días de septiembre.

Ya que no se ha difundido más que por algunos medios independientes, o en medios nacionales por intermedio de periodistas independientes, citamos el primer párrafo de la Proclama por los ríos libres y sus pueblos: “Hay miradas que entienden que para vivir bien es necesario destruir, piensan que todo tiene precio y no valor, miden todo con el poder y el dinero. Desmerecen a la Naturaleza, NO respetan los derechos de los Humanos y de todo lo que tenga Vida, usan el Agua como combustible y no como un bien común: Esa NO es nuestra mirada.” De lo anterior podemos sacar la conclusión de por qué este hecho no fue “noticiable”, por qué incluso no pudieron levantar la carta en la que cuestionaban el accionar del gobierno nacional. “Hay otras formas de generar energía para un modelo del que todos podamos ser parte y no sólo al servicio de los grandes intereses que siguen saqueando nuestros bienes comunes”, expresa la carta que se elaboró desde la marcha.

Hay que destacar el espíritu democrático de los manifestantes. Uno de los puntos más importantes es el de llamar a un plebiscito, obligatorio, vinculante e irrenunciable para que el pueblo decida acerca de la construcción o no de la represa, que cuenta con un precedente: el 14 de abril de 1996, el 88 por ciento de la población de Misiones dijo que “no” al Proyecto de Represa Hidroeléctrica Corpus. Otro ejemplo de por qué ni al oficialismo ni a la oposición le interesa que este tema sea difundido.

En la carta dirigida a la Presidenta también agregan que la experiencia del funcionamiento de otras represas “sólo nos trajo pobreza, enfermedades, desplazamiento de poblaciones costeras hacia barrios alejados, sin servicios, con vecinos empobrecidos, sin trabajo, sin acceso a condiciones mínimas de vida… No hubo desarrollo industrial como prometieron, no hubo ni hay energía barata como prometieron. Es más, desde la propia empresa de energía de la provincia -EMSA- reconocen que más del 40 por ciento de los misioneros siguen sin acceso a la energía eléctrica.”

Las cámaras de los grandes medios estuvieron muy presentes en el mismo río pero un poco más abajo, a partir de que la pastera ex Botnia anunciara que iba a aumentar la producción anual de celulosa, los medios de la oposición aprovecharon para inflar el conflicto entre los gobiernos argentino y uruguayo mientras que los oficialistas resaltaban la actitud “extorsiva” de la empresa pastera hacia el gobierno del Pepe Mujica.

Otro río que no hace ruido a nivel nacional es el Atuel. Al menos no suena en el lecho del lado de la provincia de La Pampa, donde el agua ya no llega, desde que los mendocinos le cerraron el paso.

El conflicto interprovincial viene desde el año 1948 cuando Mendoza secó el cauce original en territorio pampeano. En 2008 se firmó un acuerdo para que se asegure la entrega del caudal ecológico en el lado pampeano pero la medida nunca estuvo efectivamente en marcha. Ahora  los de la región central, llevarán a juicio a los cuyanos. El tema se coló en la campaña electoral pero ni siquiera así tuvo mayor trascendencia. Casi todos los candidatos pampeanos prometen devolverle el río a su provincia, casi todos los candidatos mendocinos prefieren no decir nada. Aunque el que sí dijo algo no muy positivo fue Julio Cleto Cobos. El ex vicepresidente y candidato a diputado por la UCR expresó que  “nosotros no podemos pensar en darle agua a otra provincia”.

Los ríos pueden empujar algunos peces gordos, algo de basura o desechos industriales, pero para que los grandes medios, capaces de silenciar mares y hacer sudestadas en un manantial, amplifiquen su sonido, el ruido de su correntada no deberá arrastrar jamás un modelo de sociedad que no representa en lo más mínimo los intereses de quienes manejan estas grandes empresas mediáticas.

SIN COMENTARIOS

RESPONDER