COMPARTIR

> Por Ariel Frate

Lo que el temporal del pasado 4 de abril nos dejó, otra vez a parte del desastre, las victimas fatales, los daños materiales y la indefinición del fenómeno, es la posibilidad de desenmascarar cómo jugaron los medios de uno y otro lado y cómo han utilizado los recortes de la información tomando sólo la parte conveniente para, la oposición (situada geográficamente en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) dejar mal parado al oficialismo y el oficialismo (desde el Conurbano Bonaerense) hacer lo mismo con la oposición.

Los medios afines al kirchnerismo tuvieron una tarea un tanto sencilla, pues los funcionarios macristas realizaron un papel bochornoso ante esta situación. Tanto Macri, como Horacio Rodríguez Larreta y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, se encontraban disfrutando de unas placenteras vacaciones de Semana Santa. Desde la Patagonia, Miami y Punta del Este, daban las ordenes al estilo “chicos, entren la ropa que se largó a llover”. Las declaraciones de Larreta al llegar al aeropuerto de Ezeiza fueron contundentes: “Gracias, eh!… no tengo declaraciones para hacerte, gracias eh. No tengo declaraciones para hacerte, gracias” (palabras ante la periodista Jennifer Di Serio de CN23 el 9/4/12). Esto fue el tema central y casi excluyente en los medios oficialistas.

La inseguridad también fue un eje central en este tema. El gobernador bonaerense, Daniel Scioli le pidió a la AFA que se posterguen los partidos de la novena fecha del Torneo Malvinas ArgentinasCopa Gaucho Rivero argumentando que “no puedo destinar mil policías a un partido cuando pueden estar atendiendo a la seguridad y las necesidades de la gente». El mandatario provincial, puso el énfasis de la prioridad en la seguridad en términos de posibilidad de delitos ante la oscuridad de la noche, por sobre la seguridad de las personas que quedaron a la intemperie. En el mismo sentido el secretario de seguridad de la Nación Sergio Berni afirmó que   “hay agitadores que se aprovechan de la situación de vulnerabilidad de los vecinos”. Aquí tienen un acuerdo con Clarín. El diario alertaba, con un tinte más amarillista, en su edición del 8 de abril: “Hay incidentes, los robos, los rumores de saqueo y muchos prefieren no salir de su casa por temor. El panorama no es alentador”.