COMPARTIR

“Que la vida que [el trabajador] ha prestado al objeto se le enfrenta como cosa extraña y hostil”. Carlos Marx

Algunas veces más, otras menos, las paritarias son temas frecuentes en la mayoría de los medios de comunicación, sin embargo, en este caso, la gran ausencia es al mismo tiempo el colmo: las paritarias de los trabajadores de prensa no salen en ningún lado.

Esta columna intenta analizar lo que dicen los grandes medios sobre cuestiones particulares, pero si nos dedicáramos estrictamente a eso, con estas paritarias, hasta aquí llegaría la nota.

Las paritarias de prensa escrita recién lograron abrirse el año pasado, luego de 37 años sin poder discutir salarios ni condiciones laborales.

Los comunicados de prensa suelen ser una herramienta muy importante para estos casos, en uno de ellos los trabajadores de prensa expresan: “Las semanas pasan y la inflación ya carcomió nuestros salarios, muchos de los cuales son demasiado bajos (…) La propuesta de los representantes empresarios se acerca más a una provocación que a una propuesta con voluntad de diálogo, ya que los 500 pesos ofrecidos significan, en la masiva categoría de Redactor, un 7,69%.”

Podrán ser kirchneristas o anti-kirchneristas, llevar adelante un discurso gorila o popular, pero claro está: las patronales, son patronales, las separa un discurso, pero las une su condición de clase, de eso dio cuenta Tomás Eliaschev, delegado paritario de la revista Veintitrés: “Los patrones de los medios de comunicación -más allá de sus distintas posturas editoriales- coinciden en algo: mantener sus ganancias extraordinarias a costa de pagar los salarios más bajos posibles y de profundizar la precarización de las condiciones laborales. Además, coinciden en no darle cobertura a las noticias referidas a los reclamos de los trabajadores de prensa.

Otro delegado, pero de Página/12, Carlos Rodríguez, publicó en la red social Facebook, el siguiente mensaje: “Los dueños de los medios pueden decir todo lo que quieren decir, en defensa de sus intereses… Los que trabajamos en Página/12 o en Tiempo Argentino, hablo de los que hacemos realmente los diarios, no podemos escribir `Cristina fue abucheada´. Los de Clarín, La Nación o TN, no pueden decir `aplaudieron a Cristina´. No podemos decir eso y muchas cosas más. Ni hablar de nuestra paritaria.”. Más allá de esa crítica, Carlos se anima a realizar una propuesta con algo de humor y ganas de trabajar de lo que realmente quiere trabajar: “¿Cuando vamos a juntarnos todos en un blog que se llame `Me cago en vuestras almas´ (título tentativo, podemos buscar uno más elegante) para desarrollar allí nuestra propia agenda de noticias, escribiendo con nombre y apellido lo que tenemos y debemos escribir?…No somos los dueños de los diarios, eso está claro. Sólo pretendo que podamos escribir lo que vemos, lo que sabemos, lo que pasa. Informar”.

Paradójicamente los que contamos esta realidad somos los que no alcanzamos a tener discusiones salariales, o no en paritarias de medios, porque debemos trabajar de otras cosas para poder escribir estas líneas. La importancia de los medios independientes, es que nos permiten, como en este caso, poder sortear los cercos informativos que nos impone la lógica empresarial y corporativa, aunque deseamos tener nuestros buenos salarios y vivir de lo que hacemos.

En ese sentido y en ese camino, se puede dar una buena noticia y es que la Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina (AReCIA), que reúne a más de 240 publicaciones de todo el país, logró presentar en el Congreso Nacional la Ley de Fomento para la Producción Autogestiva de Comunicación Social por Medios Gráficos y de Internet. Bueno, esa noticia tampoco fue muy difundida.

Lo que sí salió en la mayoría de los medios es la preocupación por la libertad de prensa que lo llevó a Macri a presentar un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que aprueba “el Régimen de Defensa de la Libertad de Expresión en la Ciudad de Buenos Aires”. Sí, lo han leído bien, un mes después de reprimir a los periodistas que cubrían el desalojo en el Borda, Macri habla de defender la libertad de expresión. Sí, el mismo Macri que antes de la represión del Borda había mandado a su Metropolitana a desalojar la Sala Alberdi, y que en su misión hirió con balas de plomo a dos periodistas de la Red de Medios Alternativos (hecho poco contado también por los medios masivos), ese Macri dice ser el campeón mundial de la defensa de la libertad de expresión.

SIN COMENTARIOS

RESPONDER