COMPARTIR

El viernes 26 de abril la Policía Metropolitana reprimió en el predio del Hospital Borda a trabajadores de la salud, pacientes, legisladores y periodistas. Todo el país lo vio. Sin embargo, para La Corpo se trató de un enfrentamiento, o un choque entre los sindicalistas de ATE y la policía de Macri.

Los hechos sucedieron temprano y una importante guardia periodística logró cubrir el accionar de la Metropolitana. Sin embargo, y aún cuando su competidor directo, el canal de noticias C5N, mantenía un móvil en vivo desde las 10 de la mañana, TN mostró por primera vez imágenes a las 11:30 horas. Antes de eso, se hizo una cobertura de la víspera de la asunción de Máxima Zorreguieta como reina de Holanda y una nota con la opinión de Susana Giménez sobre el debate por la reforma judicial. “Urgente” rezaba el cartel rojo de Todo Noticias. La primera lectura de la noticia con el texto que acompañaba la imagen decía “Incidentes en el Borda. Trabajadores de ATE intentan entrar a un taller que está cerrado”. La primera salida del movilero Osvaldo Logares, fue acompañada con el mismo texto, que perduraría en los flashes informativos de las 12, 12:30 y 13 hs. Las primeras palabras del periodista fueron: “Fue una batalla campal”. Luego siguió una descripción de los acontecimientos que incluyeron un “Fue un todos contra todos”.

En el portal web del Diario Clarín se podía leer desde las 10:06 de la mañana una noticia que daba cuenta de “Incidentes entre trabajadores del Borda y la Metropolitana”. Es decir que al móvil de TN le llevó una hora y media (si se hubieran enterado por la publicación del portal socio) hacer las diez cuadras que separan los estudios de Canal 13, en el barrio Constitución, del Hospital Borda, en el vecino Barracas.

Pasado el mediodía, cuando todo el país había visto por todos los canales la segunda arremetida represiva de la policía macrista, la página del Diario Clarín modificó el título de la noticia, agregando el calificativo “Graves incidentes…”. Todo lo demás seguía igual.

A las 12:39 el móvil en vivo no pudo evitar mostrar la nueva embestida de la Metropolitana y el propio informante Osvaldo Logares mostró su testimonio más sincero: “Te tengo que decir algo, la represión fue brutal e innecesaria. La policía estuvo tirando indiscriminadamente”. Luego, en todo el día jamás se escribió la palabra represión.

En C5N, ahora propiedad del kirchnerista Cristóbal López, sí se destacaba el texto: “Represión en Barracas”.

Los diarios Página 12 y Tiempo Argentino cargaron las tintas, como debía ser, contra Mauricio Macri y compañía. Hubo un análisis de las nefastas justificaciones del PRO e incluso del encubrimiento mediático de la Corpo.

Pero al oficialismo se le olvidó hacer un recorrido histórico sobre el conflicto, porque si no hubieran encontrado que fue el propio kirchnerismo el que permitió que se hiciera en el terreno del Borda el mentado centro cívico, intercambiando votos con el PRO para que ambas partes pudieran concretar diferentes emprendimientos inmobiliarios.

Para el diario La Nación, lo que hubo fue “Un brutal enfrentamiento entre militantes de ATE y la Metropolitana”. Nada nuevo en la línea editorial de los Mitre, como siempre (o más bien desde 1983 cuando se recuperó la democracia) todas estas situaciones tienen “dos demonios”.

La tapa de Clarín del sábado 27 llevó como título principal: “Presionan a los que sacaron dólares con tarjeta en el exterior”. Más pequeño, con una foto de la policía porteña agrediendo a un fotógrafo de Clarín aparece la noticia de la represión macrista bajo el título: “Graves incidentes en el Borda, con 36 heridos”. La bajada comienza diciendo: “La metropolitana chocó con manifestantes…”.

En el interior del diario una nota da cuenta de que hubo “Un fotógrafo de Clarín, golpeado, detenido y esposado”. En el primer párrafo de la nota se habla de represión, pero como respuesta al “choque” de los manifestantes. Dice así: “Al menos 36 personas sufrieron heridas durante el choque que ayer derivó en la represión de la Policía Metropolitana”.

Luego la nota cuenta la historia del fotógrafo herido. Se trata de “José Pepe Mateos, el reportero gráfico de Clarín que el 26 de junio de 2002 logró registrar la secuencia de los asesinatos de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki en la estación Avellaneda”. Todo eso es cierto y llama la atención que sea el propio Clarín quien recuerde ese antecedente del bueno y valiente Pepe Mateos, quien debió luchar contra la propia cúpula del Diario para que publicaran las pruebas de los asesinatos de Kosteki y Santillán, el 28 de junio de 2002, dos días después de la masacre de Puente Pueyrredón y un día después de la vergonzosa e histórica tapa de Clarín, esa que decía: “La Crisis causó dos nuevas muertes”, que -en definitiva- es tan preciso como decir que en el Borda “un choque  derivó en la represión”.

SIN COMENTARIOS

RESPONDER