COMPARTIR

Poco tiempo después de asumir como Gerente General de YPF, Miguel Galuccio anunció que para el mes de agosto presentará un plan quinquenal para el desarrollo de la empresa de hidrocarburos. Pero adelantó una serie de rasgos que se concentran en gran medida en la exploración y extracción de petróleo y gas como pasos fundamentales para aumentar las reservas y alcanzar el autoabastecimiento. Las expectativas están puestas en el mega yacimiento hallado por YPF el año pasado en la formación Vaca Muerta en la provincia de Neuquén, el cual tiene una extensión total de 30.000 km2 y tendría una capacidad de extraer 927 millones de barriles de petróleo, lo cual casi duplicaría la cantidad de recursos que tiene hoy la empresa. Además, según un informe del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre las reservas de hidrocarburos en el mundo, yacimientos similares podrían encontrarse en otras zonas de la Patagonia, como también en las provincias mesopotámicas y del chaco argentino. Son los yacimientos denominados “no convencionales”.

Para entender de qué se trata este tipo de explotaciones, Mascaró se comunicó con Martín Di Risio, miembro del Observatorio Petrolero Sur. Él nos comentó que los yacimientos no convencionales se vienen desarrollando hace no más de diez años bajo el auspicio de Estados Unidos a través de la Alianza de Energía y Clima de las Américas y ante el paulatino agotamiento de las explotaciones tradicionales. A diferencia de las perforaciones verticales, aquí el petróleo es obtenido en superficies más complejas, como las rocas compactas y las arenas bituminosas, que requieren una inyección muy grande de agua, de arena y de químicos. El rendimiento de estos pozos es mucho menor a los convencionales, a la vez que demandan inversiones mayores y tienen riesgos ambientales mucho más graves. La contaminación adicional proviene del mayor peligro de derrame en las tareas operativas y por la propagación de químicos y metales de alta toxicidad a las napas freáticas que se utilizan para el consumo de agua de los pobladores y los animales de la zona. Esto es lo que ha generado investigaciones, luchas y prohibiciones de explotación no convencionales en distintas regiones de Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Francia, Suiza, Polonia, Bulgaria, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Australia. Pero no es necesario irse tan lejos para escuchar esos reclamos.

En noviembre del año pasado la comunidad mapuche Gelay Kó ocupó las instalaciones de la petrolera Apache situadas en la localidad neuquina de Zapala. Allí se realizó el primer pozo multifractura de Sudamérica, en territorio de la comunidad que se levantó ante el atropello para denunciar la contaminación y escasez de agua. Martín Maliqueo estuvo allí y fue representante de la comunidad en las negociaciones con la empresa norteamericana: “Los impactos son muy graves, muy nocivos, y cuando ni siquiera se ha logrado remediar una contaminación producida por una explotación convencional se pretende avanzar sobre otras formas de explotación sin remediar los daños anteriormente generados”.

“Se espera que la formación Vaca Muerta salve al país de la crisis energética -nos dice Diego Di Risio- pero toda la cuestión ambiental y social que conllevaría no está siendo considerada por ningún tipo de organismo oficial. Habría que discutir un plan de YPF no sólo como una empresa hidrocarburífica, sino YPF como una empresa proveedora de energía. YPF podría capturar renta, tal vez hacer una explotación racionalizada de los hidrocarburos de forma que garantice una transición energética hacia otras fuentes de energía, una oferta energética descentralizada, basada principalmente en recursos renovables, que apueste también por el control y la gestión local de la energía y una energía también adecuada a cada ambiente, a cada necesidad”. Y en eso coincide Martín Maliqueo cuando habla en nombre de las comunidades mapuches: “no es que nos oponemos a que haya explotación petrolera, nosotros lo que decimos es que tiene que haber una explotación petrolera que tome en cuenta las poblaciones”.

SIN COMENTARIOS

RESPONDER