COMPARTIR

También la muerte tiene clase social,

también la muerte tiene una ideología,

por eso es que lloran tanto cuando muere un rico y famoso,

los mismos que imploran la muerte

de los pibes de todos los barrios,

los mismos que dan vuelta la cara ante la injusticia cotidiana,

e ignoran o justifican los genocidios de pueblos enteros.

 

 

La muerte tiene clase social,

ideología.

No me conmueven en absoluto

los berrinches crispados

de la teleaudiencia borrega,

que se indigna por control remoto.

 

 

La doble moral,

el cinismo y la hipocresía,

forman parte de la herencia,

-junto a la fortuna y la sangre-

de esa la clase social

que amasó sus riquezas

sobre las vidas de millones.

 

 

Por eso también la muerte

tiene clase social,

e ideología,

y también por eso

cada quien tiene sus muertos,

y yo no lloro

los muertos de la burguesía.

SIN COMENTARIOS

RESPONDER