COMPARTIR

“Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa”.

Karl Marx, El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte

 

 

“Proceso de Reorganización Nacional”

se llamó en referencia

al “Proceso de Organización Nacional”,

es decir:

la “Generación del ‘80”, Julio Asesino Roca,

la “campaña del desierto”,

el genocidio como método,

el “exterminio” de los “obstáculos” a la Pax del capital.

 

Qué duda cabe que el PRO,

en tiempos posmodernos, de hashtag y marketing light,

se ahorró el “ceso” y el seso, la Organización y lo Nacional,

pero se siente heredero legítimo de los dos.

 

 

Y en una síntesis histórica perfecta ha logrado combinar

al indio, ladrón, malonero, de 1880,

con el terrorista, subversivo, marxista, de 1976.

La idea es la misma:

la muerte al servicio del capital,

la mentira y el cinismo al servicio de justificar.

 

¡Son los herederos de todos los golpistas!

Es la genética explotadora y genocida que anda por su

putrefacta sangre azul.

Ellos sí tienen conciencia de clase.

 

Por eso es que debemos llevar con orgullo

la bandera de la indiada,

de los malones,

del Cordobazo y la subversión,

la Patagonia Rebelde y el argentinazo.

Esa bandera escrita con nuestra propia sangre que dice:

¡Ni olvido, Ni perdón!

¡No hay tercera posición

entre explotadores y explotados!

SIN COMENTARIOS

RESPONDER