COMPARTIR

Ya me parecía

Ya me parecía que la cosa era con la juventud

Me parecía…

Escucho

¡La edad de los delincuentes!

De nuevo

¡La edad de los delincuentes!

y de nuevo y de nuevo y de nuevo

Me pareció en los ojos blancos de Fanchiotti

Los ojos de Fanchiotti eran blancos

Me pareció también cuando vi las fotos de ellos,
sus enemigos

Eran LOS enemigos

Y venía puteando

-Digo…

¿Habrá algo con ser joven?

¿Será?

¿Hay algo con ser joven?

Sobre todo por las fotos

Sobre todo por la saña

Sobre todo por el acento en las palabras

Sobre todo por la edad

Ahora me doy cuenta:

Eso de la “juventud está perdida” es una expresión de deseo

Ese monstruo baboso y senil le tiene terror al futuro

Mariano tenía veintitrés, ya me parecía…

Ese obstáculo llamado Ferreyra

¿Queríamos hablar de capitalismo en serio?

Así avanzan las relaciones
sociales capitalistas:

“chorreando sangre y lodo
por todos los poros”

cosificándolo todo: hombres y naturaleza

removiendo ferozmente los obstáculos que se interponen a su único objetivo:

“acumular por acumular”

Ayer ese obstáculo
se llamaba Cristian Ferreyra

santiagueño, 25 años,

campesino organizado,

militante del Movimiento Campesino
de Santiago del Estero -MOCASE.

Joven obstáculo al progreso

Contrario a ese “modelo”
agro-exportadevastador:

traga-tierras

traga-agua

traga-montes

traga-gente

¡Cristian Ferreyra!

¡¿por qué no te has movido
campesino bruto?!

Ya otro Ferreyra, también joven y militante

pagó con su vida no correrse

Era el modelito de la precarización:

“Más y peor trabajo

POR

Menos y peores derechos

IGUAL

Más rentables negocios”

Es que el sistema capitalista
se “consume” la vida

la devora y la convierte en cosa

la convierte en mercancía,
que se cambia por mercancía,

que se cambia por mercancía,

y que se guarda en los bancos (¿de sangre?)

Cristian Ferreyra,

Mariano Ferreyra,

dos nombres y un solo apellido
para la ignominia diaria

para la ignominia de siglos

Nuestra tierra y nuestro trabajo
serán realmente nuestros
cuando no haya más dueños

¡Esa es nuestra tarea!

¡Por ustedes venceremos!

¡Por ustedes y por todos los nombres
que se esconden detrás
de las tibias palabras de los opresores!

¡Hasta la Victoria Siempre!

SIN COMENTARIOS

RESPONDER