COMPARTIR
Ilustración: Myrna Minkoff

¿Cómo fue posible, se pregunta la TV de las mujeres de plástico?
¿Cómo fue posible, se pregunta la biblia de las serpientes y manzanas?
¿Cómo fue posible, se preguntan las madres de las princesitas encantadas?
¿Cómo fue posible, se preguntan los padres de los machitos que no lloran?
¿Cómo fue posible, se preguntan los comerciales de productos de limpieza?
¿Cómo fue posible, se preguntan los “capos” que “van de putas”?
¿Cómo fue posible, se pregunta la moda, las modelos, y el pop para divertirse?
¿Cómo fue posible, se preguntan los mandatos familiares?
¿Cómo fue posible, se preguntan los estereotipos de belleza?
¿Cómo fue posible, se pregunta el capitalismo que ha cosificado hasta el amor?
¿Cómo fue posible, se pregunta la familia, la propiedad privada y el estado?

– ¡No es posible!
– Pero ocurre

¿Y qué querés? si andaba mostrando todo
¿Y qué querés? si los provocan
¿Y qué querés? si le gustaba la fiesta
¿Y qué querés? si quieren ocupar el lugar de los hombres
¿Y qué querés? si andaba sola a esa hora
¿Y qué querés? si no le hacía caso al marido
¿Y qué querés? si no se comportaba como una señorita.

Y pensar que pueden ser tus hijas, hermanas, compañeras, madres, amigas, vecinas, conocidas…
¡puede ser cualquiera!
¡las están matando!
En nuestras caras. ¡Todos los días!
como quien “elimina” un “amigo” en facebook.
Es la misma frialdad mecánica.
Y son en su mayoría maridos, novios, padres o parientes…

¡Ni Una Menos!
hay que gritarlo,
decirlo,
publicarlo,
caminarlo,
hay que escribirlo mil veces en las sacrosantas paredes de los ciegos,
hay que arrojarlo con fuerza sobre los templos de la hipocresía.
Pero sobre todo hay imprimirlo a fuego en nuestra práctica cotidiana,
en nuestra educación, valores, en lo que hacemos cada día:
al amar, educar, compartir un mate o la vida, palmo a palmo con una mujer.
Ni Una Menos, no es afuera
Sos vos,
No es para que digas “yo apoyo”,
“yo apoyo, pero…”
¡Es con vos! (y conmigo, claro)
y el futuro está jodido si nos terminamos acostumbrando
y no se nos mueve un pelo,
en la conciencia y la acción para que
ni una menos, sea en verdad…
¡Ni una menos!

¡Vivas Las Queremos!

SIN COMENTARIOS

RESPONDER