COMPARTIR

Las cosas habrán cambiado de verdad

cuando las escuelas y hospitales sean

más confortables, más seguras

con mejores recursos, ubicación y cuidado

que los Bancos.

Y cuando se hable de honrar la deuda

sea por la deuda social.

Cuando las/os maestras/os ganen más

que los abogados

o en realidad cuando no se necesite

ganar más que nadie

o mejor aún cuando no exista

el concepto ganar.

O al menos cuando ser maestra/o no tenga

relación alguna con una copa de leche

-excepto que no falte en ningún lado-

y cuando ser maestra/o

no tenga ningún vínculo

con la contención de esa rabia

que engendra la pobreza.

Ahí sí que se podría hablar de Educación.

Mientras tanto necesitamos

hablar también

de salarios

de condiciones de trabajo

de estrés laboral

de no nos alcanza

de dignidad

y del derecho a huelga.

Además nos gustaría

que se separaran las cosas

y no quedar mezclados

en un misma oración

con

policía

inseguridad

vagos

gran esfuerzo

presentismo

derechos vulnerados

o conciliación obligatoria.

Qué lindo sería hablar de Educación

poder pensarla de verdad

no como los que piensan en el gasto

y menos aún los que piensan en el negocio.

Tal vez recién sea posible

cuando sean más importantes las escuelas

que esos depósitos para atesorar la guita.

SIN COMENTARIOS

RESPONDER