COMPARTIR

> Por Andrés Carminati

¿Existe la muerte en abstracto?

¿La muerte humana indiferenciada?

¿La muerte abstractamente humana?

¿O es producto de un hechizo?

La igualdad de muertes diversas

sólo puede consistir en una abstracción

de su desigualdad real

en la reducción al carácter común

del final de un ser abstractamente humano

Toda muerte es

fin de un ser humano en sentido biológico

muerte igual a muerte humana en abstracto

Pero toda muerte es

muerte humana bajo una forma particular.

Como muerte concreta

produce resultados diferentes

La muerte en abstracto

oculta las vidas concretas

Y al prescindir de ellas

prescinde también

de las prácticas, valores y caminos

que construyeron en su desenvolvimiento

¿O acaso podemos hablar de La Muerte

y hablar de lo mismo

cuando ha muerto Chávez

y a los pocos días Martínez de Hoz?

¿Es la misma muerte la que fusiló al Che

o secuestró a 30.000

y casi 30 años después

derribó con una tibia brisa

a Massera, Bussi o Galtieri?

¿Podemos hablar de la muerte en abstracto?

¿Podemos en el mismo verso describir

la marea roja que abrazó a Chávez

y el tímido obituario de La Nación para “Joe”?

La Muerte

no existe

existen muertes

muertes concretas

muertes malvenidas

muertes imploradas

sospechosas, accidentales,

abusivas, sin razón, políticas.

Políticas…

Hay una economía política
de las muertes

Carece de justicia

al igual que otras economías

Dos Muertes, dos suertes

1. Muerte por descomposición

“…Aunque le faltan las armas,

pueblo de cien mil poderes,

no desfallezcan tus huesos,

castiga a quien te malhiere

mientras que te queden puños,

uñas, saliva, y te queden…”*

 

Se ha ido Martínez de Hoz

Aunque su ley
de entidades financieras

ha querido quedarse
un rato más

Tímida prisión domiciliaria

sufrió el genocida económico

Y murió tranquilo

pobre anciano perseguido

mal mirado

incomprendido.

La cloaca ya lo espera

se fundirán en un solo abrazo

La Justicia no llegó…

Habremos de hacerla a puño alzado

a machetazo limpio

En la Patria de Todos

La Patria Socialista

Empezará la Justicia

2. La Muerte sin muerte

La muerte rica en los barrios de Venezuela

 “…Aquí estoy para vivir

mientras el alma me suene,

y aquí estoy para morir,

cuando la hora me llegue,

en los veneros del pueblo

desde ahora y desde siempre…”*

 

¿Acaso creen que nos asusta la muerte?

esa señora

se paseaba a diario por este barrio

su aliento pestilente

marchitaba los retoños en primavera

sus truenos de plomo cegaban

día y noche a los hijos de esta calle

sus ojos famélicos miraban siempre

desde nuestros platos.

¡Claro que amamos la vida!

y le pusimos nombre

y la vestimos de rojo

y hasta tomó cuerpo y garganta cobró

no se crean que nos asusta la muerte

conocemos bien ese abrazo negro

ese golpe frío y seco

se paseaba siempre por este barrio

Pero también conocemos la vida

y una esperanza

y un nombre

que no habrá de morir

mientras haya una voz
que lo sostenga en el aire

mientras existan mil brazos

que sigan arando este sendero

La Vida después de la Muerte

“…Que mi voz suba a los montes

y baje a la tierra y truene…”*

¿Hay vida después de las muertes?

¡Sí!

– La ley de entidades financieras

¡Sí!

– La marea roja que fecundará
nuestro suelo americano

*Fragmentos de “Sentado sobre los muertos”  de Miguel Hernández, 1937.

SIN COMENTARIOS

RESPONDER