COMPARTIR

Las clases sociales no existen

y mucho menos la lucha

sostienen y recontra sostienen

los que escriben al servicio de una clase.

 

Los pobres son los que se drogan

los pobres abusan del alcohol

machacan y recontra machacan

los que escriben para esa clase.

Quizás golpean fuerte para esconder

los nariguetazos de rutina que se ven en el Senado

en oficinas de grandes empresas

y las fiestitas rave de los nenes bien.

Quizás quieran teñir de olvido

el whisky de Galtieri

que brindaba por la muerte junto a la Thatcher.

 

Los pobres son delincuentes

los pobres son muy violentos

machacan en serie los escribas

y acá es donde más duro le dan

para esconder que el verdadero robo
es la propiedad privada

para esconder que el verdadero crimen es la pobreza

para ocultar que los dueños de todo

están sentados sobre la sangre

que dejaron las campañas a los desiertos

las guerras a la subversión apátrida

las bombas a las Plazas de Mayo

las semanas y Patagonias Trágicas

los 19 y 20 en diciembre

los 26 en junio

las “catástrofes naturales”

que inundan e incendian siempre los barrios pobres

las fumigaciones y venenos

que esparcen el cáncer en zonas de nadie

los gatillos que son siempre fáciles porque hay vidas
que no valen nada.

 

Machacan y machacan…

las clases sociales no existen

Argentina somos todos

violentos son los pobres

los trabajadores

los indios

y las mujeres ateas…

¡Claro!

es cuestión de vida o muerte.

Si callara ese constante machaque ensordecedor

¿Cómo harían para ocultar que

esos dueños

ganan siempre cuando todos pierden

se alivian siempre que a los más ajustan

se iluminan y brillan con el trabajo en negro

primerean siempre con las tercerizaciones

se envalentonan más en las devaluaciones

se ponen gordos con la inflación

están protegidos en todos los inviernos

que para ellos son primaveras?

¿Cómo harían para ocultar tantas casualidades?

que siempre el hilo se corta en nuestro bolsillo

que otra vez llega la cuenta de platos rotos

y la bendita copa que nunca rebalsa.

 

Es verdad

las clases sociales no existen

y mucho menos la lucha

sin embargo la violencia,

el odio, la explotación y el saqueo

recaen siempre sobre la misma

que es justo la contraria

de aquella que mantiene escribas

que todo lo niegan.

SIN COMENTARIOS

RESPONDER