COMPARTIR
Foto: Sipreba

Por Fernando Tato Dondero*

 

 

Las trabajadoras y trabajadores de prensa de la ciudad de Buenos Aires estábamos afiliados a la Utpba, un sindicato nacido en el retorno a la democracia, que con el correr del tiempo se burocratizó, alejándose de los compañeros en las empresas y dejando abandonado a cada colectivo o a cada trabajador a su suerte. Donde había organización de base manteníamos la lucha por nuestros derechos pero siempre de manera aislada. La falta de democracia interna, padrones inflados, prácticas punteriles nos fueron demostrando que no podíamos recuperar el sindicato y nos dimos la tarea de constituir uno nuevo.

Impulsamos un plebiscito dentro de cada empresa en diciembre del 2014 donde más de 2100 trabajadores de prensa se expresaron por la necesidad de tener un gremio que defienda nuestros derechos. Nos dimos la tarea de construirlo, hicimos la presentación del mismo ante el Ministerio de Trabajo e inmediatamente asumimos nuestras responsabilidades como gremio, entendiendo que nuestra legitimidad nos permitía tomar en nuestras manos las necesidades de los compañeros. Obtuvimos la personería simple en noviembre del año pasado e iniciamos el camino a nuestra primera elección de autoridades definitivas, las que realizamos en abril con una altísima participación de trabajadores de radios, televisión y prensa escrita.

Esta nueva expresión de un sindicalismo activo, independiente y democrático nace de nuestras luchas, de las delegadas y delegados de base que vienen defendiendo los puestos de trabajo, el Estatuto del Periodista y los convenios, que pelea por paritarias libres, que necesita comisiones internas en cada empresa, que requiere la participación activa de los compañeros, que resiste en cada lugar de trabajo ante cada atropello. Es una etapa con nuevos e importantes desafíos para todos y sabemos que solo la acción colectiva en un marco de unidad nos permitirá salir de la situación que nos encontramos, sometidos a la acción de las patronales de prensa encabezadas nada menos que por Clarín y La Nación, con un Estado que no asume sus funciones específicas y favorece descaradamente a las empresas.

Dejamos atrás una larga etapa de peleas aisladas fruto de la ausencia de una herramienta sindical que las centralice y unifique, asumimos las tareas que tenemos por delante con la confianza que nos depositan las compañeras y compañeros en cada lugar de trabajo.  A  partir del cambio de gobierno padecemos vaciamientos, despidos directos e indirectos que nos llevaron a perder más de 1000 puestos de trabajo en la Ciudad y soportamos paritarias muy por debajo de la inflación firmadas por el viejo sindicato que ostenta aun la personería gremial, lo que es aprovechado por las patronales. Nos venimos dando una tarea de relación con todos los sindicatos de prensa de la Argentina y, para el 7 de junio, día del periodista – trabajador de prensa, protagonizamos una jornada histórica realizando una marcha y un acto frente al Ministerio de Trabajo que contó con la presencia de cerca de 3000 compañeros de todo el país, donde expusimos nuestros reclamos y coincidimos todos que sólo la unidad en la lucha nos permitirá salir adelante.

 

* Secretario General del Sindicato de Trabadores de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA)

SIN COMENTARIOS

RESPONDER