COMPARTIR

Un tipo proveniente de la cultura rockera, con pose de rebelde y tono sarcástico también puede ser un gorila, por eso va a la jaula Mario Daniel Pergolini. Así como el mercenario Lanata, el enjaulado Alfredo Casero y otros tantos ejemplos, Mario forma parte de esa extraña colección de figuras contestatarias de los noventas que en realidad siempre fueron un poco fachos, sólo que al hacerse los cool no se los identificaba con el gorilaje conservador argentino. Con una larguísima trayectoria en la radio, Mario Pergolini fue uno de los conductores que transformaron la FM en un medio masivo. Le apuntó siempre a los jóvenes y supo construir un perfil de rockstar ocurrente. Pero en su participación mas importante en la televisión, que fue CQC, mostró que reírse de las cosas y cuestionarlas no son para nada lo mismo. Mario siempre fue capaz de hacer chistes sobre cualquier cosa, pero pocas veces habla en serio y cuando lo hace nunca dice nada piola. Pergolini es amigo del ya enjaulado Ari Paluch, publicó dos libros con el gurú macrista Alejandro Rozitchner, socio de otro enjaulado como Sergio Szpolski y del truchísimo empresario Matías Garfunkel. El “dime con quién andas y te diré quién eres” no lo beneficia en lo más mínimo, porque si te juntás con gorilas, trabajás con ellos y te hacés su amigo, lo más seguro es que seas uno. Aunque Mario logró sostener siempre una fama de joven transgresor, se transformó de a poco en uno de los empresarios de medios de comunicación más importantes del país. Por sus manos pasaron millones de pesos de pauta oficial del anterior gobierno conseguidos por sus socios Szpolski y Garfunkel. Todos sabemos cómo terminaron las empresas del Grupo Veintitrés, vaciadas por sus dueños en perjuicio de los trabajadores y a la fecha Pergolini aún es investigado por una evasión millonaria de aportes previsionales que jamás llegaron a las cuentas de sus empleados. Por suerte Pergolini avisa y aclara que “cuando una unidad de negocios no funciona prefiero cerrarla y no perder”. Fiel a su estilo de no hacerse cargo de nada, el empresario que deja gente en la calle pero sigue ganando dinero diagnostica los problemas del país diciendo que “no hay un plan de país sustentable en los últimos 15/20 años, no hemos logrado formar una burguesía interesante que pueda hacer un desarrollo para los que vienen detrás, siempre se comportó miserablemente. No hemos logrado hacer una costumbre de trabajo, realmente tenemos un gran déficit ahí”. Mario te pongo en aviso que vos sos uno de los que se comportan de manera miserable y que el problema no es que la gente no tenga “costumbre de trabajar”, el problema es que los empresarios, como vos, tienen una tremenda costumbre de estafar a los laburantes. Así las cosas, aún después de haber ganado como pocos durante el kirchnerismo, Pergolini no dudó un segundo en apoyar a Cambiemos en las últimas elecciones presdenciales. Tan lejos llegó su apoyo que hasta formó parte como presentador de un ciclo de conferencias motivacionales para intendentes Pro organizado por el gurú de la estupidéz Alejandro Rozitchner. Darse vuelta como un panqueque para quedar siempre bien parado es una constante en la vida de Mario. Defendió al machista asqueroso Gustavo Cordera, justificando sus dichos y tratando de explicarnos que Cordera no dijo lo que todos escuchamos. Claro que esto duró hasta que cayó en la cuenta de que los tiempos cambiaron y ya nadie puede ser cool y machista al mismo tiempo y se desdijo públicamente pero no tan convencido como cuando efectuó la defensa. Mario solía decir cuando cerraba las emisiones de Caiga Quien Caiga “Cuidado, hay mucho garca dando vueltas”, sólo que no avisaba que él era uno. ¡ A la jaula!

SIN COMENTARIOS

RESPONDER