COMPARTIR

Usted presentó un proyecto para conformar una nueva Ley de Educación Superior, pero también ha propuesto variaciones inmediatas a la actual LES, ¿cuáles son los puntos que necesariamente se tienen que modificar?

Yo creo que hay que hacer una nueva Ley, de todas maneras los puntos más importantes los hemos sintetizado en un Proyecto de Modificatoria de la ley actual, porque hasta que se trate el otro, realmente hay algunas cosas que no resisten la espera.

La ley menemista del 95, es una ley que abre la posibilidad de establecer el arancel, nosotros lo que hicimos como modificatoria que tiene media sanción (fue aprobada por la Cámara de Diputados de la Nación) es establecer la prohibición de cobrar arancel en los estudios de grado. Esto es muy importante, porque justamente por ese permiso que da la ley vigente, hay muchas universidades públicas en las cuales se levanta la bandera de la gratuidad pero la educación está arancelada. Y uno se encuentra con que los chicos pagan matrículas, los chicos pagan un arancel y esto se esconde.

Además establecemos una obligación de supervisión del uso de los fondos públicos, que están en el presupuesto nacional por parte de la AGN (Auditoria General de la Nación). El tercer punto modifica el artículo 50 de la LES, el cual admite que cualquier unidad universitaria, facultad o instituto que tenga más de 50 mil alumnos debe fijar las condiciones de ingreso. Como consecuencia de esto, por ejemplo en la Universidad de La Plata, la Facultad de Medicina ha establecido un examen de ingreso que todos los años deja afuera a muchísimos estudiantes.

La cuarta modificación que no es del mismo proyecto sino de otro que hemos presentado, es el del paquete de bienestar estudiantil.

A estos puntos yo le agregaría algunos más que están en el proyecto de Ley de Educación Superior, uno es que los profesores universitarios que trabajan interinamente a los cuales no se han llamado a concurso, después de dos años de trabajar adquieren los mismos derechos que aquellos que han sido concursados, los mismo derechos laborales.

¿En qué situación se encuentra el proyecto de Ley?

El proyecto está en tratamiento en la Comisión de Educación. Esperemos que este año salga.

Al caer la LES, también caería la CoNEAU, pero su proyecto también considera un ente como el Consejo Educativo Nacional para la Acreditación y la Evaluación de la Educación Superior (CENAEES), un organismo descentralizado con representantes incluso del sector privado.

Sí claro, tiene representantes del sector privado porque hay que supervisar la enseñanza privada. Nosotros proponemos que se cree un Consejo de Educación Superior semejante al Consejo Federal de Educación, un organismo planificador del cual dependan organismos técnicos, uno de esos organismos técnicos seria una CoNEAU modificada porque lo que nosotros proponemos es que en todos los órganos hay representación de los cuatro claustros.

Y este organismo también sería ajeno a la universidad, ¿no se violaría la autonomía universitaria como en la actual LES?

No, no. Sería dependiente del Consejo de Educación Superior, lo que no queremos es que sea autónomo y que pueda responder a cualquier interés, porque si no puede resultar como muchas universidades públicas que terminan respondiendo a intereses empresariales. Lo que estamos buscando con esta nueva ley es que la autonomía no sea la autonomía de mercado, que sea autonomía al servicio de la producción científica, epistemológica en el corto y mediano plazo, a los interese del país, etc.

Recién mencionó la cuestión de las empresas que aportan y en parte moldean las carreras universitarias,
¿qué piensa de esta injerencia en términos de la transferencia de conocimiento y de trabajo que se da hoy?

Una cosa es transferencia de conocimiento y otra cosa es que las empresas determinen los objetivos de la enseñanza y determinen la direccionalidad de las carreras.

Pero muchas veces terminan jugando ese papel…

No necesariamente, o sea la transferencia si está bien planificada, si tiene objetivos pedagógicos digamos, es una indispensable vinculación de las universidades con la sociedad, si no corremos el peligro de que las universidades se cierren en sí mismas. Tenemos tres tipos de autonomía: la de mercado, la academicista y podemos tener otro tipo de autonomía, la que justamente tiene el objetivo de garantizar que las universidades sean espacios en donde se generen conocimientos con una lógica diferente a la lógica de los cambios políticos, pero sin que ello signifique que sean ajenas a la vida política del país.

¿Y los lineamientos de esas empresas no van muchas veces en coincidencia con los lineamientos del modelo?

Bueno, es imposible pensar en una universidad aislada del mundo real. Si viviéramos en el socialismo las universidades tendrían relación con los grandes planes del Estado. Pero no vivimos en el socialismo, entonces hay que pensar de qué manera tiene prioridad el Estado y, al mismo tiempo, pensar en cómo puede haber vinculación con empresas, pero una vinculación en donde quien determine los objetivos sea la universidad.

En términos de su proyecto de ley queda bien claro que los estudios de grado deben ser gratuitos pero ¿qué sucedería con los posgrados?

Hay posgrados que deben ser gratuitos, pero esto es una cosa que debe definir el Consejo de Educación Superior, tiene que haber un planeamiento porque si nosotros decimos “todos los posgrados deben ser gratuitos”, cualquier cosa que sea superficial, que no sea necesaria para el país o para la región o para el área del conocimiento sería gratuito. Por eso planificar es muy importante de la misma manera que hay que planificar dónde se deben abrir universidades, si no abrimos universidades a demanda y no de acuerdo a una planificación.

¿Se puede prever una fecha para la aprobación de las moficatorias a la LES?

No, ya tiene la media sanción de Diputados y ahora depende del Senado.

Pero desde el oficialismo la van a empujar…

Eso depende del Senado.

SIN COMENTARIOS

RESPONDER