COMPARTIR

ENTREVISTA CON GUSTAVO VERA
Referente de la Alameda, legislador porteño por Bien Común.

 

¿Cuál es el rol del papa Francisco en el escenario mundial actual?

Su palabra es reconocida por los políticos de todos los países y por las distintas religiones. En un contexto de pre Tercera Guerra Mundial por etapas y desastre ambiental, el Papa encabeza la agenda por la paz y por una vida en armonía entre las personas y con la naturaleza. Francisco es el mediador mundial.

Hay un problema ambiental severo. Necesariamente hay que cambiar el paradigma energético, romper con el monopolio del petróleo, pero para eso es fundamental generar condiciones geoestratégicas de paz en Medio Oriente, que es el lugar donde se producen mayormente los hidrocarburos. Por eso era tan importante el acuerdo de paz firmado entre EEUU e Irán, hay que lograr detener cuanto antes la guerra en Siria, el restablecimiento del diálogo entre israelíes y palestinos, todos puntos en los que Francisco está jugando sus cartas muy fuertemente, porque tienen que ver de alguna manera con evitar los males que le estamos haciendo al planeta, y a la vida de la humanidad.

Sus lineamientos de “tierra, techo y trabajo”, son vitales para plantarse contra el capitalismo salvaje que descarta a millones de personas y las convierte en mano de obra barata, en mano de obra esclava, que las obliga a migrar en condiciones inhumanas para buscar un destino que no tienen en sus países. Esa postura lo ha llevado a tener que enfrentar a muchos poderosos en todo el mundo.

 

¿Cómo se traduce esa prédica en el terreno político, sobre todo a nivel regional?

En su propuesta está la recuperación del trabajo como dignidad, el fortalecimiento de los mercados internos, y una lucha contra la especulación financiera. Nosotros tratamos de trabajar con muchos sectores que pertenecen al campo nacional y popular y particularmente a aquellos que están vinculados a la tradición histórica del peronismo y a la centroizquierda. Con ellos encontramos múltiples coincidencias concretas para caminar en común, en algunos casos sólo en el terreno barrial, social o sindical y en otros casos logramos proyectarnos hacia un trabajo político más complejo e incluso en el plano electoral.

 

¿Esa agenda del Papa es la de su propuesta política que comparte, entre otros, con Guillermo Moreno?

Sí, por supuesto. Nosotros tomamos esta agenda porque hunde sus raíces en una larga tradición programática, que va desde la doctrina social de la Iglesia hasta el Proyecto Nacional de Juan Domingo Perón, presentado por primera vez el 1º de Mayo de 1974. En ese proyecto hay al menos 18 coincidencias estratégicas respecto a lo que plantea el Laudato I de Francisco, que actualiza e internacionaliza varios de los tópicos que planteaba el Perón de la última época, el Perón reflexivo, el que había sacado conclusiones luego de 18 años de exilio.

 

¿Coincide entonces en que Francisco es un Papa peronista?

Se puede decir que Francisco es un Papa peronista, tanto como que Perón hunde sus raíces en la Doctrina Social de la Iglesia. Y en realidad todo forma parte de una continuidad histórica, y en realidad el paradigma de sociedad inclusiva del Papa tiene raíz en las comunidades cristianas primitivas y en las misiones jesuíticas. En todo caso Perón supo interpretar esta tradición mucho más magistralmente que otros gobernantes, recuperar la noción de comunidad organizada y democracia social.

 

¿Y en la forma, se puede trazar un paralelo entre la circulación de gente de distintas vertientes políticas por Puerta de Hierro y el Vaticano?

Yo diría que es similar a la actitud del Perón de “La hora de los pueblos”, buscando la cultura del encuentro, buscando cuáles son los puntos de acuerdo a través de los cuales caminar en común. Por ejemplo, Francisco construye la unidad interreligiosa no a partir de un debate teórico o dogmático, sino a partir de una agenda concreta. Y en el caminar se va fortaleciendo la relación entre distintos grupos y sectores, buscando los acuerdos desprejuiciadamente.

 02

SIN COMENTARIOS

RESPONDER