COMPARTIR

A 45 AÑOS DEL TRELEWAZO 

Dos meses después de la Masacre de Trelew, la dictadura embistió contra el pueblo con la llamada “Operación Vigilancia”. A su accionar se le respondió con resistencia y lucha. Hilda Fredes, integrante de la Comisión por la Memoria del Pueblo, comparte sus recuerdos de esos días. El 22 de agosto de 1972 se había producido en la Base Almirante Zar la Masacre de Trelew, por eso vivíamos momentos de gran dolor. Yo pertenecía a la Comisión de Solidaridad con los presos políticos que estaban alojados en la Unidad 6 de Rawson. La tarea de la Comisión, era la de recibir a los familiares, que eran de las provincias más alejadas, del norte argentino y asistirlos. El 11 de Octubre de ese año, a las 4 de la mañana se inició el operativo “Vigilancia” ordenado por el Juez Militar Carlos Pietro y ejecutado por el V Cuerpo del Ejército de Bahía Blanca junto a la Armada, Gendarmería, Policía Provincial y Policía Federal, para castigar a quienes habían sido solidarios con los detenidos. Durante la embestida se sembró el terror, se detuvo a más de 20 personas, de distintos partidos políticos y apoderados de los presos políticos y los alojaron en una carpa de campaña militar, al costado del aeropuerto. Rápidamente el pueblo de Trelew y de las ciudades vecinas se convocó en la Plaza Independencia, en el centro de Trelew, para ver qué hacer por los detenidos. Se llamó a una asamblea en el Teatro Español y se resolvió tomarlo para declararse en asamblea permanente. Se pedía por la libertad de los detenidos, que ya habían sido llevados al penal de Villa Devoto en aviones Hércules. A partir de ese momento el Teatro Español pasó a denominarse Casa del Pueblo. Como parte de las acciones se marchó por los barrios activamente. Contábamos con la participación de la juventud estudiantil a la salida de los colegios, como así también con los sectores barriales y obreros. No podíamos recurrir a las autoridades, el gobernador era militar y era parte del sistema de represión, así que fue el accionar popular el que liberó a los detenidos. Se dieron en esos días grandes movilizaciones, cierre total de comercios, se suspendió la actividad bancaria, la administración pública, el comercio y se realizó un paro general de la C.G.T. En total se involucraron 3.000 personas, la cuarta parte la población de la ciudad. La lista de detenidos la integraron: Mario Bel Amaya, Isidoro Pichilef, Sergio Soto Ojeda, Encarnación Diaz de Mulhall, Beltrán Mulhall, Elisa Martínez, Orlando Echeverría, Sergio Maida, José Roque Montalto, Horacio Mayo, Manfredo Lendzian, Horacio Correa, Celia Negrin, Elvio Ángel Bel, todos de Trelew; Alberto Barselo de Puerto Pirámides; Manuel del Villar de Puerto Madryn y Gustavo Peralta de Rawson. Por mi parte, como afiliada al Partido Comunista y trabajadora estatal, participé del primer día enérgicamente. Como parte de la Comisión de Solidaridad, dentro de la asamblea continué con mi labor, debía permanecer hasta que todos los detenidos fueran liberados. El último, Mario Abel Amaya, recuperó la libertad en noviembre y ahí se abrió la Casa del Pueblo para recibirlo. La reflexión que me dejó el trelewazo fue que el camino es la lucha, por eso formé parte activa de la apertura democrática y trabajo para hacer memoria, homenajear a los compañeros del 22 de agosto de 1972, reclamar por la desaparición del compañero Elvio Ángel Bel, recuperar el espacio del viejo aeropuerto (hoy Centro Cultural de la Memoria) y denunciar a la Base Almirante Zar como lugar de detención clandestina. En la lucha por el juicio de Elvio Ángel Bel, desaparecido el 5 de noviembre de 1976, recientemente se logró que el Juez Federal de Rawson, Ricardo Sastre, eleve a juicio oral y púbico la causa por su secuestro y desaparición y envíe el expediente a Comodoro Rivadavia al Juzgado Oral Federal para que ponga fecha a las audiencia. Lucho para que no se repita la historia, pero soy consciente que es necesaria la construcción de una herramienta frentista, con un programa unitario, como ayer, luchando hoy.

SIN COMENTARIOS

RESPONDER