COMPARTIR

Jorge Marcos, conocido como el Colorado Vicente fue militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores. En 1972, al momento de la fuga del penal de Rawson, y con casi toda la dirección del partido en la cárcel, estaba al frente del Ejército Revolucionario del Pueblo y como tal fue el responsable del comando exterior del plan de fuga.
Desde la dictadura de Onganía, en 1966, y luego con Lanusse, la Unidad penitenciaria N° 6 de Rawson se convirtió en uno de los espacios de confinamiento de los presos políticos más importantes del país. El 15 de Agosto de 1972, 114 militantes del PRT-ERP, las FAR y Montoneros, esperaban dispuestos llevar adelante la añorada acción que les devolviera la libertad y un paso más hacia la emancipación del país.

Los compañeros de la dirección del PRT y del ERP estaban detenidos. El planteo de la fuga del Penal de Rawson proviene desde adentro, acuerdan y constituyen el Comando de Fuga bajo la jefatura de Mario Roberto Santucho, Enrique Gorriarán Merlo y Domingo Mena por el ERP; Roberto Quieto y Marcos Osatinsky por las FAR; Fernando Vaca Narvaja por Montoneros.

Desde afuera, formamos tres grupos: El grupo de los camiones, que eran los encargados, a una señal que darían desde dentro, de entrar, recoger a los compañeros y llevarlos al Aeropuerto. El segundo grupo era el del Aeropuerto. Y el tercer grupo era el de los compañeros que venían en el avión. Ellos habían salido desde Comodoro Rivadavia y su tarea era que el avión no se escapara. La cuestión de coordinar todos esos movimientos era compleja, cualquier error podía hacer fracasar la operación, como prácticamente ocurrió con la cuestión de la señal que avisaba a los choferes de los camiones que tenían que entrar a recoger a los presos. Los choferes entendieron mal la seña.

Esa versión que es la de Jorge Lewinger, un compañero con el que estuve cuando nos torturaban al caer detenidos después de la operación, no la veo correcta. Él no vio ni la seña ni tampoco vio que entró el auto que llevaría a los integrantes del Comando Unificado (Santucho, Gorriarán, Menna, Vaca Narvaja, Osatinsky y Quieto). Carlitos Goldemberg que iba en un auto Ford, recogió a los seis compañeros y ellos tuvieron que salir a buscar a los choferes, luego de cinco minutos y al no encontrarlos salieron en dirección al Aeropuerto para tomar el avión que los llevaría a todos a Chile y ahí negociar el viaje a Cuba (lo que lograron los seis del Comando Unificado, Goldemberg, F. Palmeiro y Ferreyra que venían en el avión y Ana Wiesen).

Yo estaba en el Aeropuerto con una compañera, la Petisa Ana Wiesen, y Manuel, de las FAR. Y en ese momento llega Lewinger con el camión indicando que tomemos el avión porque se había podrido todo. No termina de decir eso y llega González Tanganica diciendo “¡Vamos, vamos que está todo bien!”. Entonces volvemos al Penal y dejamos a Ana con la orden de que demore el vuelo todo lo que pueda.

Vamos para Rawson, y cuando pasamos frente al Penal ya estaba la Gendarmería tomando el lugar. Al volver a Trelew, el Aeropuerto también estaba tomado por la Policía.

Nota completa en la edición impresa. MASCARÓ #4

SIN COMENTARIOS

RESPONDER