COMPARTIR
Caricatura por Marz Gráfico

Lujoso gorila el de este número. Una rara variedad proveniente de la Región Cuyana que posee un hermoso enchapado en oro que recubre su cuerpo, su casa, sus cuentas bancarias, los fondos de sus campañas políticas y a todo emprendimiento comercial de su familia. Nuestro enjaulado es José Luis Gioja, el mejor ingeniero agrónomo que una empresa minera pueda contratar.

Con 24 años José Luis o el Flaco, como todos lo llaman, ocupó el cargo de secretario privado del gobernador peronista de San Juan, Eloy Camus. Fue presidente de la Juventud Peronista de su provincia y llegado el golpe del 76 fue perseguido y encarcelado por la dictadura. Pero como la historia nos muestra una y otra vez, el pasado es el pasado y José Luis Gioja se encuentra hoy muy lejos de los sueños de Jotapé y liberación nacional y muy cerca de una gran empresa minera que depreda nuestro país.

Desde la vuelta de la democracia el Flaco se metió de lleno en la vida política de San Juan. En 1987  fue electo Diputado Provincial. En 1991 pegó el salto y asumió como Diputado Nacional, cargo para el que fue reelecto en 1995 pero que declinó ante la posibilidad de pasar a la Cámara de Senadores beneficiado por la reforma constitucional que aumentaba la cantidad de puestos. Su tarea parlamentaria estuvo marcada siempre por la agenda de la minería, más específicamente la agenda de la Barrik Gold. Su página web luce orgullosamente el listado de normas que contaron con su participación estelar. Entre las mismas se encuentra, por ejemplo, la ley 25.161 que reduce el ya irrisorio canon a las mineras, que es del 3% del valor del metal extraído a 1,5%. Todo un logro de la técnica legislativa argentina.

Gioja que fue el presidente de la Comisión de Minería del Senado durante el menemismo, sobrevivió al “que se vayan todos”, se quedó y tuvo la suerte de cosechar su siembra. La crisis del 2001 se llevó a varios que se encontraban en su camino y lo depositó en el puesto de presidente provisional del Senado, lo que lo convertía en el primero en la sucesión presidencial durante el interinato de Duhalde. Desde su nuevo puesto José Luis apuntó sus cañones al gobernador de su natal San Juan, el radical Alfredo Avelín quien no tenía ninguna intención de respetar los negociados con la Barrick e incluso se había transformado en un escollo para la minera. Gioja presionó fuertemente para que los fondos de la coparticipación no llegaran a tiempo a San Juan, cortó el envío de dinero para los planes Jefes y Jefas e hizo todo lo que estaba a su alcance para que la provincia se incendie. En 2002 Avelín fue destituido por incumplimiento de los deberes de funcionario público y su lugar fue ocupado por Ubaldino Acosta, un títere de Gioja que le facilitó la llegada a la gobernación en 2003.

Desde su asunción como gobernador de San Juan la Barrick logró todos sus objetivos. Entre ellos se encuentra el emprendimiento de Pascua Lama que consiste básicamente en sacar oro del lado chileno, procesarlo en suelo argentino usando nuestra agua y devolverlo a Chile sin pagar un solo peso, para que en el país trasandino la Barrick pueda tributar a menor costo. El otro gran negocio de la empresa canadiense es la mina a cielo abierto de Veladero donde el año pasado se produjo el derrame de 1.000.000 de litros de solución cianurada a la cuenca del Río Jachal.

Mientras el estado sanjuanino mira para otro lado y no controla nada de lo que pasa en las minas, las empresas de los Gioja facturan millones proveyendo a las mineras desde los alimentos de su personal hasta el transporte del metal extraído.

Este gorila enchapado en oro es quien está llamado a ser el presidente del PJ. Un inescrupuloso que no tiene pruritos en entregar nuestro patrimonio y poner en riesgo la vida de los sanjuaninos.

Vení Flaco, que para que te sientas a gusto te la pintamos de dorado.
¡A la jaula!

SIN COMENTARIOS

RESPONDER