COMPARTIR

Este gorila es uno de esos raros ejemplares que cuando los ves de lejos te caen simpáticos pero que ni bien los tenés un poquito más cerca lo único que provocan es miedo. Tiene títulos, masters, doctorados, honores y todos los etcéteras, pero habla casi como un gurú del rubro de la autoayuda.  Dice venir a mejorar la educación, la salud y a acabar con la pobreza, pero forma parte del gobierno neoliberal de Mariu Vidal. Enjaulamos a Facundo Manes, porque aunque el gorila se vista de ciencia, gorila queda.

Neurólogo clínico y neurocientífico, Facundo saltó a la fama cuando en 2014 se convirtió en el “neurólogo anti k” de Cristina Fernández de Kirchner. Dando muestra de su tolerancia profesional, la asistió durante el tratamiento y operación de un hematoma en su cerebro. Siendo que la mente humana y su funcionamiento parecen ser los temas en boga para la comunidad científica internacional, Manes se convirtió en la persona a consultar en nuestro país. Es columnista de Clarín, La Nación y Noticias. Además ya publicó cuatro libros, dos de los cuales fueron best sellers.

En su obra dedicada a los legos de la neurociencia Manes nos explica, entre otras cosas, que existen cerebros femeninos y cerebros masculinos, los cuales funcionan de manera distinta. Facundo dice que “ciertas funciones cognitivas y la manera de procesar la emoción de cada género serían innatas”, lo cual es un Los hombres son de marte las mujeres de venus biologicista. Pero ojo, porque entre toda la parafernalia pseudo científica de reconfigurar tu cerebro para ser muy productivo y volverte todo un triunfador, no sólo en cuestión de géneros encontramos a un tremendo conservador liberal, de esos que tanto abundan en nuestro país. Abanderado de la meritocracia, el neurocientífico explica que la pobreza “es un entorno, un esquema mental que hace que las personas no puedan pensar más allá de esa situación”; o sea que la pobreza no está en el bolsillo sino en el cerebro, por lo tanto los pobres son pobres porque piensan como pobres. Siguiendo su línea podríamos afirmar que Manes dice lo que dice porque piensa como rico.

De pertenencia radical confesa, Facundo pegó onda con Cambiemos inmediatamente y ya hace un tiempo que es asesor de la gobernadora María Eugenia Vidal en temas relacionados a los cerebros de sus gobernados.

Manes tuvo un anterior acercamiento a la política. Al fragor del que se vayan todos, en el 2001 nació el partido político “1810” con Facundo como uno de sus cabecillas. En una hermosa nota que les hiciera para la ocasión el diario La Nación, el grupo de científicos doctorados en el exterior y exitosísimos empresarios explica cómo ellos -que son los mejores- renuncian a seguir triunfando en la vida para refundar el país. Planeaban sacar el 40% de los votos y tomar todas las medidas en los primeros 6 días, el diario aclara que “La referencia al Génesis, admite Facundo Manes, no es casual”. El neurocientífico y sus compañeros, para demostrar que iban en serio, le escribieron al entonces presidente norteamericano, el funesto George W. Bush, pidiendo que no enviara dinero a la Argentina hasta que no se completaran las “reformas estructurales” pendientes que exigía el F.M.I., especialmente la reducción del gasto público y la reforma política. Menos mal que nos querían refundar.

En la actualidad, desde Cambiemos están instalando a Facundo Manes como uno de sus caballitos de batalla para la elección legislativa próxima. Esperemos que esta nueva aventura política de Facundo tampoco prospere y que vuelva rápido a enseñarle a la gente a pensar como piensan los ricos. Aplicando la meritocracia Manes ya merece su lugar, pase doctor: ¡ A la jaula!

SIN COMENTARIOS

RESPONDER