COMPARTIR

La provincia del Chaco es muy rica en flora y fauna, posee una biodiversidad única que da refugio a miles de especies animales, incluido claro está el gorila. Y para ejemplo de gorila chaqueño, que mejor que su máximo exponente en la actualidad, Jorge Milton “Coqui” Capitanich Popovich.

Nacido en 1964, Jorge Milton realizó sus estudios universitarios en la Universidad Nacional del Nordeste, recibiéndose de contador público en 1988. En 1991 realizó el Posgrado en Ciencias de la Administración en la Universidad de Belgrano; fue becado en 1996 por la Embajada Británica en Argentina y en 1999 obtuvo la maestría en Economía y Ciencias Políticas en la Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas, cuyo rector del instituto era Alberto Benegas Lynch, uno de los protagonistas del liberalismo académico en la Argentina.

A la par de su formación académica, Capitanich siempre procuró llevar sus ideas a la práctica y en 1987 ya era secretario privado del gobernador de Chaco. Luego de muchos cargos secundarios, pero cada vez más importantes dentro del gobierno nacional durante el menemismo, entró a las grandes ligas y fue electo Senador Nacional por su provincia en 2001 y en diciembre de ese año hasta fue el Ministro de Economía durante las 48 horas que duró el interinato de Ramón Puerta. En el año 2002 fue Jefe de Gabinete del gobierno de Eduardo Duhalde durante 5 meses. Continuó ocupando su lugar en el Senado hasta que en 2007 fue electo gobernador chaqueño, siendo reelecto en 2011 y abandonando el cargo hace unos meses para ocupar su actual lugar.

Las aventuras de Capitanich al frente de Chaco casi nos cuestan la instauración de una base militar yanqui en nuestro país financiada por el Comando Sur (dependiente del Ministerio de Defensa de E.E.U.U.) bajo la fachada de un centro de ayuda humanitaria. Incluso Coqui reconoció que “Defiendo una alianza estratégica (con Estados Unidos) y estoy dispuesto a luchar por esa idea”. En diciembre de 2011 recibió al coronel Edwin Passmore, máximo representante del Comando Sur en Argentina, cuyos antecedentes no le pasan ni cerca a la ayuda humanitaria. Lejos de combatir el dengue, el mal de Chagas o de ayudar en catástrofes naturales, Passmore participó en la invasión a Afganistán, fue asesor de inteligencia en Irak y terminó expulsado de Venezuela en 2008 por actividades de espionaje. Finalmente en 2012 desde Nación le bajaron el pulgar al proyecto que se había convertido en objeto de duras críticas y Capitanich se quedó sin base. Como los gorilas no viven sólo de la actividad pública, Capitanich se mostró siempre muy activo para los negocios y durante los 90 formó parte de varias sociedades dedicadas al negocio agropecuario y a la actividad financiera. Negocios que compartía con el economista Aldo Ducler, de quien debió tomar distancia en 2002 cuando éste empezó a ser investigado por el gobierno de Estados Unidos, acusado de lavar en nuestro país dinero proveniente del Cartel de Juárez, que obviamente era conseguido como fruto del narcotráfico.

Habiendo tenido que abandonar el agro y la especulación financiera, más recientemente Jorge Milton probó suerte con la construcción y durante 2010 fue alcanzado por las denuncias contra Sergio Schoklender en el marco de la construcción de viviendas para la Fundación Madres de Plaza de Mayo. Chaco fue una de las provincias con más proyección de viviendas, unas 1200 de las que se construyeron no más de 350 y con sobreprecios de entre el 200% y el 500%.

Coqui se esfuerza para ser gorila, hasta se toma el trabajo de pertenecer a una expresión retrógrada del catolicismo como el Opus Dei. En oportunidad de discutirse el matrimonio igualitario recibió a manifestantes chaqueños que se oponían a la sanción de la ley y a la posibilidad de discutir la despenalización del aborto, y los reconoció por hacer “una genuina demanda en defensa de los valores humanistas y cristianos. Respetamos a todas las personas, pero defendemos los valores esenciales de la familia”. El actual Jefe de Gabinete de Ministros de nuestro país posee todas y cada una de las señas particulares de su especie. Porque no hay que dudarlo, si actúa como uno, habla como uno y se formó desde joven para ser uno, lo más seguro es que Capitanich sea un gorila. Jorge Milton Capitanich Popovich, está más que claro que te ganaste tu lugar. Vení, acercate, hacete amigo del resto y acomodate.

¡A la jaula!

SIN COMENTARIOS

RESPONDER