COMPARTIR

Sección inspirada en la homónima idea de la revista Tinta Roja, con el permiso de sus creadores

> Por Juan Talparoso

Desde las páginas de las revistas del corazón, recién salido de los dimes y diretes de cuanto programa sobre chimentos haya al aire en la televisión argentina, viene nuestro ejemplar de gorila, Fabián Doman.

Dueño de un presente lleno de flashes, Doman salta a la fama como el ejemplo de “macho” que tanto le gusta vender a los medios. El hombre en cuestión tenía una tranquila existencia conduciendo el noticiero de la mañana de C5N hasta que decidió dejar a su esposa Evelyn Bon Brocke, eterna panelista de programas de alto contenido cultural como el de Viviana Canosa, e irse con una señorita un tanto más joven que él. Hasta ahí, y haciendo el esfuerzo por pasar por alto la insoportable misoginia con que Doman cumplía sus labores de conductor, nada de este personaje ameritaba que le dediquemos la más mínima atención.  Pero así las cosas, los gorilas cuando se muestran un poquito sea en la circunstancia que sea, despiden cierto aroma que los hace demasiado evidentes.

El espécimen en cuestión tiene en su foja de servicio el haber pertenecido desde muy joven a la UCEDE, partido político representativo de la más rancia derecha neoliberal y conducido por el aberrante y prototípico gorila Álvaro Alsogaray. Desde su vínculo con la UCEDE logró durante el menemismo llegar a ser vocero de prensa de Maria Julia Alsogaray y construir vínculos con personajes aún más oscuros como el que lo unió con Juan Bautista “Tata” Yofre, quien fuera Secretario de Inteligencia del Estado (SIDE) entre 1989 y 1990.

La amistad entre Doman y Yofre, los llevaría a hacer negocios juntos, negocios no de los más limpios, pero sí de los muy redituables. Durante toda la década del 90 la SIDE contó con nefastos personajes que hicieron las veces de colaboradores externos, uno de los que salió a la luz fue el genocida ex capitán del Ejército Héctor Pedro Vergés.

El negocio en cuestión ocurrió durante los últimos años del gobierno de Carlos Menem, cuando Doman recibió de manos de Vergés documentos que reflejaban el accionar de las fuerzas represivas durante la última dictadura, más precisamente copias del interrogatorio realizado bajo tortura a Rafael Perrotta, dueño del Cronista Comercial, y al empresario Julio Gallego Soto, ambos desaparecidos. Los archivos formaban parte del Caso Redondo, nombre que Vergés le dio a la operación por la que fue secuestrado Javier Coccoz, responsable de inteligencia del ERP, y sus informantes: Perrotta, Gallego Soto y Juan Carlos Casariego de Bel, quien era funcionario del Ministerio de Economía. Algunos meses después, en julio de 1997, en el programa Fenómeno Real conducido por Mauro Viale y del cual Fabián Doman era productor, se dio a conocer el interrogatorio al dueño del Cronista Comercial, incluyendo una vergonzosa dramatización de su secuestro.

En una entrevista concedida desde la cárcel, el represor Vergés relató cómo fue realizada la negociación de los documentos que poseía en su poder y quién fue el comprador de los mismos. Según Vergés los documentos fueron comprados por el ex presidente Carlos Menem durante su segunda presidencia en 250.000 dólares y la transacción fue arreglada por el Tata Yofre y Fabián Doman.

Este tipo de historias nos enseñan que jamás hay que minimizar a un periodista que tenga opiniones de derecha y machistas, porque si piensa como gorila y habla como gorila, no hay que dudarlo, con seguridad es un gorila y el problema con los gorilas es que a simple vista uno no puede saber qué tan gorila son.

Así que Fabián, andá dejando las entrevistas con Rial y Ventura para más tarde y acomodate tranquilo que una vez que estás adentro no salís nunca más.

¡A la jaula!

SIN COMENTARIOS

RESPONDER