COMPARTIR

De vuelta a la calle. Luego del verano, ese rato del año en que las rutas turísticas se llenan de carteles de gente como De Narváez , se puede decir que arrancó un 2013 que será movido, en el que habrá elecciones legislativas, y que tendrá los aniversarios de los 10 años del gobierno kirchnerista y los 30 de la vuelta de democracia.

Como siempre a esta altura, el escenario de paritarias marca el ritmo político y el humor de un gran sector de la sociedad. Una negociación en la que sólo una parte, el gobierno, impone un piso a la otra de lo que puede aspirar a cobrar durante un año, no puede terminar sino en un descontento generalizado.

Si bien el tema del escaso 22 % (a cobrar en tres veces) ofrecido por el Ministerio de Educación nacional a los maestros no parece revestir demasiada polémica en el arco de los partidos políticos tradicionales, seguramente cada tema en el que se pueda encontrar algún tipo de conflicto mostrará a oficialistas y opositores tratando de exaltar sus diferencias (con sus medios afines haciendo de bocina), insistiendo en que se está de un lado o del otro, pero que hay sólo dos lados. “Ella o vos”, acota el cartel de moda del verano.

Pero ya no es tan fácil, no a esta altura.

La extrema polarización política entre el gobierno kirchnerista y los medios de comunicación liderados por los diarios Clarín y La Nación parecería que comienza tener algunas fisuras.

Un porcentaje de la sociedad, difícil de cuantificar pero que indudablemente existe y se amplía, busca otro discurso y otras propuestas a la solución de sus problemas. Da cuenta de ello la existencia de una decena de organizaciones políticas, que se definen por el socialismo pero alejadas de las orgánicas de la izquierda tradicional, que crecen sostenidamente desde hace un lustro. Todas tienen en común una visión crítica de la política oficial pero no desde la consigna sino desde el análisis y la reflexión. Que de este espacio surja una nueva fuerza política, más allá que sea un partido, un frente o una combinación de agrupamientos políticos y sociales, dependerá de la sabiduría y amplitud de miras de sus integrantes y dirigentes.

En fin, o en principio, acá estamos, avanzando, arrancando desde el mismo lugar que cuando sacamos el primer número en Mayo del año pasado, pero con un terreno más caminado, con muchas más mochilas y manos que andan por ahí llevando la revista encima como quien lleva o busca una idea, como quien encuentra y crea una senda, siempre a la caza del futuro americano.