COMPARTIR

Las elecciones dejaron nuevamente al gobierno ante una situación por demás compleja. Pese a mantener la mayoría de las bancadas a nivel nacional, el revés político y electoral sufrido en la provincia de Buenos Aires es ineludible y los resultados dejan muy atrás y en las añoranzas aquel implacable 54%.

Pero si algo ha demostrado este gobierno es que no se queda quieto en la disputa política y, ante adversidades similares, supo reagruparse, encaminar sus políticas y salir airoso.

Apenas pasaron las elecciones y de inmediato la Corte respaldó la Ley de Medios pero curiosamente de la reforma judicial no se volvió a hablar.

Apenas se da el revés contra Clarín, uno los socios de “la corpo” compra la empresa Telecom y a nadie se le mueve un pelo.

En aquella batalla contra Clarín iniciada a mediados y fines de 2008 post conflicto agrario por las retenciones móviles, el gobierno sacó a relucir varias cartas, entre otras, la Ley de Medios. La lucha popular de años por terminar con la ley de la dictadura, y la disputa entre el poder político del gobierno y el poder mediático de Clarín, abrieron la grieta para que pase. Pero ¿cuántas de las promesas que vienen con la ley serán verdades ahora?

Por lo pronto, más de 50 radios y TVs comunitarias siguen reclamando sus legalizaciones y espacios determinados en el 33% del espectro correspondiente a los medios sin fines de lucro, sin respuestas por parte de la AFSCA.

Nosotros y otros tantos, que no somos ni oficialistas ni de “la corpo”, estamos pendientes también de que avance la  Ley de Fomento a las Revistas Culturales Independientes. ¿Esta nueva situación apremiante del gobierno empujará a que se apruebe una ley para la gráfica? A nosotros lo que nos toca: en la calle, distribuyendo, vendiendo cada número como si fuera el último, poniendo de nuestro bolsillo para seguir saliendo, debatiendo, polemizando y peleando cada baldosa para existir. Y, sobre todo, diciendo sin pelos en la lengua. No regalamos nada, ni una coma, ni una nota, ni una crítica, nos prometan lo que nos prometan. Por ninguna ley bajamos el tono. Si la ley se gana, ¡adelante! Si no, acá estamos y estaremos.

A quienes día a día nos ayudan a seguir fortaleciendo este proyecto: colaboradores, canillitas de oficio, canillitas de onda, los que tiran ideas, los que critican constructivamente, los incansables pegadores de afiches y calcomanías, las radios y programas que nos invitan, los medios gráficos amigos, los que leen Mascaró y los que nos van a leer, les agradecemos eternamente, y los comprometemos a seguir construyendo otro año con más debate, más cultura y más esfuerzo para seguir  “a la caza del futuro americano”.

SIN COMENTARIOS

RESPONDER