COMPARTIR

Cuando se estaba escribiendo este número se cumplía el primer mes del acampe y bloqueo que las asambleas socioambientales de Córdoba realizan contra la instalación de una planta de silos de Monsanto, la más grande de Latinoamérica. El 20 de noviembre se habrán cumplido dos meses del inicio del corte, ese día se celebrará en nuestro país el Día de la Soberanía.

Una semana después del inicio del acampe, una patota de la UOCRA atacó a los asambleístas, en una práctica de “tercerización” de la represión que ya se había ensayado con otras patotas sindicales en Santa Cruz contra los maestros y en Chubut hacia quienes se opusieron a la megaminería.

El corte siguió incluso luego de que, tres días después del ataque de la patota, fuera la policía cordobesa la que intentara liberar el paso. En la represión dos asambleístas fueron detenidas, y fue golpeada y mandada al hospital Sofía Gatica, Madre de Ituzaingó que hace años lucha contra las empresas agrotóxicas.

La filial cordobesa de la CGT llamó al cese del bloqueo que paraliza las obras de construcción de los silos y sostuvo que están en juego “muchos puestos de empleo”. También la Unión Industrial, la Bolsa de Comercio, la Federación Comercial y las Cámaras de Comercio y de la Construcción instaron “a las autoridades nacionales y provinciales” a interceder para terminar con la protesta.

Pasadas las elecciones, no sería extraño que al sector gobernante no le preocupe tener cuidado en el costo de un desalojo más violento y directo.

Tal vez no haga falta pero igualmente recordamos que Monsanto es la mayor empresa-corporación del agro mundial. A mediados de 2012, Monsanto y el Ministerio de Agricultura nacional presentaron la Intacta RR2, una nueva soja transgénica. En la actualidad, se impulsa una nueva ley de semillas acorde a los pedidos de la empresa.

Como sucede con otras experiencias de resistencias a la instalación de corporaciones extractivistas como Monsanto, Chevron, o megamineras como la Barrick Gold, la propuesta de los asambleístas es que se abra a la ciudadanía el debate y la decisión de sus instalaciones. Las asambleas de Córdoba proponen una consulta popular.

El 20 de noviembre habrá homenajes a Juan Manuel de Rosas, algún historiador ensayará una crítica al valor histórico de la Batalla de la Vuelta de Obligado y al carácter anti-colonial del también conocido como El Restaurador y se armará un debate acerca de la conveniencia de agregar un feriado en esa época del año, en un mes que hasta hace un par de años no tenía ningún fin de semana largo. Luego se darán los datos del consumo y del turismo de ese fin de semana y de los embotellamientos de tránsito en la ruta 2. De lo que seguro no se hablará, al menos en términos de soberanía y de lo que implica el concepto, será de la lucha de los que hoy, como ayer, se oponen al colonialismo económico y político, a los que pasan sus días en las calles, en una ruta o una carpa, luchando por una patria verdaderamente libre y dueña de su historia y su destino.

SIN COMENTARIOS

RESPONDER