COMPARTIR

Comenzamos este proyecto buscando ensanchar la grieta, estirar las fronteras de ese callejón que se abría entre las voces de “Clarín” y “678”, entre oficialistas y opositores, entre la “derecha” y el “progresismo k”.

Ha pasado un año desde nuestro primer número y, lejos de abandonar esa senda, los que parecen tener cada vez más confundido el camino son aquéllos que, aún hoy, siguen pregonando estar del lado del pueblo.

Si repasamos las medidas políticas más importantes desde que Mascaró está en la calle, sólo la nacionalización de YPF, fue apoyada y aplaudida por la población toda y, paradójicamente, rechazada por la derecha política y mediática

En adelante, la modificación de la ley de Riesgo de Trabajo aprobada en Octubre pasado, que ataca directamente a los derechos de los trabajadores; el acuerdo por la entrega de tierras en Capital Federal que sectores como Proyecto Sur o la Coalición Cívica calificaron como “un pacto de negocios inmobiliarios”, y que fue uno de los desencadenantes de la vergonzante represión del Hospital Borda; la condena a José Pedraza por el asesinato de Mariano Ferreyra, que fue calificada por todos los medios de comunicación como un hecho histórico, mientras la sociedad entera y los abogados querellantes pedían cadena perpetua; y el inhumano encubrimiento político y mediático de las trágicas inundaciones en La Plata a principios de abril, son salientes ejemplos de cómo, cuando la estabilidad política o económica de quienes gobiernan está en riesgo, las diferencias entre el kirchnerismo y el macrismo parecen no existir.

No es casualidad que Jorge Lanata y Jorge Rial sean las figuras del momento. Los medios de comunicación masiva cumplen un rol fundamental en este circo de peleas y plumas de escenario. Mientras el poder político sigue en sus escenas de teatro de revista y por la espalda siguen enriqueciéndose y firmando acuerdos cada vez que lo necesitan, los eternamente inundados siguen sacando agua de sus vidas y fortaleciendo pequeños espacios de poder que seguramente gobernarán el mañana que cada vez es más temprano.

Nosotros seguimos a la caza del futuro americano. Son otros los que deben responder si van a gobernar y comunicar para el pueblo, o seguirán defendiendo los intereses de unos pocos.

SIN COMENTARIOS

RESPONDER