COMPARTIR

Desde hace un par de años se juega en nuestro país de manera oficial y reglamentada el Ping Pong con Obstáculos, un deporte ideal para compartir en las noches de verano, que engloba habilidad, azar y creatividad. 

Por Agustín Santarelli

El 28 de agosto de 2012 en el Bar porteño de FM La Tribu se llevó a cabo el Primer Abierto Nacional de Ping Pong con Obstáculos. Allí quedó inaugurado oficialmente el deporte que se sintetiza como “todo aquello que no es ping-pong”. Desde entonces se han realizado 11 torneos y se cuentan innumerable cantidad de partidos y de objetos golpeados por la pelotita de plástico.

Según consta en el Reglamento y Fundamentos (www.pingpongo.com.ar) en el punto 1º se explica el porqué del nombre: “El Ping Pong con Obstáculos se llama Ping Pong y no tenis de mesa, porque se hace eco del decir popular, antes que de las denominaciones academicistas” y luego en el siguiente punto se realiza una definición general: “El deporte consiste en un Ping Pong al que se le agregan obstáculos físicos y/o mentales para generar dinámicas impensadas y emocionantes”.

“El PingPongo en sí no es un invento muy original” explica a Mascaró Juan Pablo Álvarez Montero, presidente de la Asociación Argentina de Ping Pong con Obstáculos (AAPPO). “Todos hemos jugado ping pong heterodoxo en algún momento de nuestras vidas. Ya sea porque no teníamos paletas o red o para joder. Justamente lo que sí es nuestro invento es darle toda esa formalidad absurda, hacer de un capricho algo grande. El reglamento, el ranking, las puntuaciones, leyes boludas como las de “el offside” que no agregan nada y son puro humo”, continúa el titular de la AAPPO.

El PingPongo tiene múltiples variantes y los obstáculos que se colocan sobre la mesa de juego dependen del acuerdo de los participantes. Pero hay algunos objetos que le dan cierto condimento. Por ejemplo si se colocan vasos y la pelotita ingresa en el alguno de ellos el atacante gana automáticamente partido. También se puede arrojar sal gruesa sobre la superficie para hacer más imprevisible aún el pique de la esférica.

Otra modalidad que pone en juego la capacidad de concentración de los participantes es la de contestar a viva voz una consigna. Por ejemplo capitales de países. Es decir que antes de cada paletazo deben decir: Roma, París, Brasilia, Lima…

En la declaración de principios del deporte también se puede leer que el PingPongo es “no sexista. Mujeres y hombres juegan en una categoría unisex” y que cada cual puede prepararse y alimentarse de la manera que quiera, por lo que deduce que no hay antidoping.

En el ranking “hiperoficial” figuran 140 jugadores de distintas latitudes del mundo, como Argentina, Colombia, Uruguay, Ecuador, Francia, España, Italia, Noruega, Nepal o Chile. El Nadal del Ping Pong con Obstáculos es el argentino Martín Completa, que acumula 1.523 puntos, en tanto que es seguido por Fernando Parra de Colombia, Juan Martín Gutiérrez también de nuestro país y el uruguayo Bruno Moleda.

La popularidad del deporte se ha extendido a partir de su promoción a través de internet. Así ya se han realizado torneos en Noruega y Uruguay. Al respecto, Álvarez Montero, quien además de conformar la comisión directiva se ubica en el puesto 11º de la AAPPO, cuenta que al conocer que se está propagando el PingPongo “es muy emocionante. Encima el primer torneo de Noruega hubo final de nepaleses, ¡muy bueno! Y los torneos que arma Felipe son geniales, tiene mucha inventiva y le mete mucha estética. Cosa que a nosotros nos cuesta. Lo de Uruguay también. Y esa es nuestra idea, que se armen torneos de Ping Pong con Obstáculos sin que tengamos que estar nosotros. Sea en Noruega, en Llavallol o en Togo”.

El Ping Pongo forma parte de la Confederación Argentina de Deportes Alternativos (CADAlt), “una ONG que agrupa deportes pequeños, algunos empujados por profesores de gimnasio, otro por técnicos en recreación otros por gente medio absurda como nosotros”, cuenta Álvarez Montero. En la lista figuran disciplinas como: Kabaddi, Lacrosse, Ringosport, y otros más famosos como el Badminton o el Sepak takraw. (Para conocer los deportes, www.bolasinmanija.com.ar).

El presidente de la AAPPO adelanta algunos cambios para este 2014 que buscarán que crezca el juego: “La idea es hacer un calendario anual global, para que todos los terrícolas tengan las mismas chances de ser número 1. Y estamos democratizando la AAPPO”. Del mismo modo, “también estamos buscando lugares donde hacer los torneos. Así que si alguien nos quiere proponer algo. Ni hace falta que tenga mesas de ping pong. Con otro tipo de mesas nos arreglamos, por algo es ping pong con obstáculos”.

Todo indica que esta modalidad que todavía no tiene a ningún jugador chino ocupando puestos de vanguardia, seguirá creciendo y desarrollándose conforme a la creatividad de quienes quieran jugar y acordar las reglas (detalle no menor en este mundo de leyes ajenas).

Y será entonces como dice el Himno oficial compuesto por Jorge Montanari:

Que el mundo juegue PingPongo  / PingPongo PingPongo  / De Buenos Aires al Congo / ¿Sabes lo que es el PingPongo? / ¡Es todo lo que no es Ping Pong!

SIN COMENTARIOS

RESPONDER