NOTA CENTRAL

FUTURO INCIERTO PARA LOS JUBILADOS Mientras miles de personas llegan a la edad jubilatoria con la incertidumbre de cómo serán sus vidas al dejar de trabajar, Macri puso en marcha la “reparación histórica”, un proyecto...

PANORAMA POLITICO

Los docentes bonaerenses siguen sin acuerdo salarial y en algunas provincias apenas recibieron un 3% de aumento, entre tanto Macri y sus aliados atacan a la educación pública en pos de privatizar hasta el...

ECONOMÍA

El denominado sinceramiento económico no es más que el mantenimiento de la ganancia de las empresas de servicios que durante el kirchnerismo provenía de los subsidios, y ahora lo paga directamente el pueblo trabajador. La...

FUÍ TESTIGO

43 años sin el Padre Mugica Carlos Mugica formó parte del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo durante las décadas de 1960 y 1970 y tuvo un rol activo en las luchas populares hasta...

EDITORIAL # 40 | Mayo-Junio 2017

DEMOCRACIA

La democracia no se cuestiona, porque con la democracia no se jode. En pleno marzo, cuando todos los días había una movilización y el clima social se iba tensando, el gobierno y sus medios amigos utilizaron la famosa carta de la institucionalidad, la gobernabilidad y, por supuesto, el respeto a la democracia. Con su potencial amplificador, los dirigidos tácticamente por Durán Barba lograron correr el eje de la protesta contra el modelo económico, el ajuste, los despidos y la represión, para instalar la discusión en el orden de la estabilidad democrática.

El 1 de abril cerca de 30 mil personas se manifestaron a favor del gobierno para “defender la democracia”. Desde los medios hegemónicos eligieron contar la historia resaltando la imagen de un “abuelito muy mayor” defendiendo al gobierno. Ese jubilado, que ni siquiera tiene la obligación de votar, se la jugó saliendo a la calle para enfrentar a “los desestabilizadores”. Pero resulta que ese señor de 85 años comprometido, que luego fue llamado por un conmovido presidente Macri y recorrió cuanto canal de TV pudo, fue agente de la SIDE durante la dictadura. De ese tamaño es la farsa.

El discurso del “respeto a las instituciones” prende porque se reduce el acto democrático a que cada ciudadano ejerza el voto cada dos años. Puede parecer una obviedad, pero la participación democrática se ejerce en el cotidiano. Si la protesta social no sirve para decirle al gobierno que deje de hambrear al pueblo, saquearlo, reprimirlo y entregarlo al mejor postor, ¿entonces qué se debería hacer? ¿Dejarlo que siga haciéndolo mansamente durante cuatro años, porque es su turno de hacerlo? El hecho de que un determinado partido gane una elección, no le da una carta blanca para que haga lo que quiera, y mucho menos cuando lo que hace es todo lo contrario a lo prometido en campaña.

Nadie puede decir que las jornadas del 19 y 20 de diciembre no hayan sido democráticas (salvo por el estado de sitio y los asesinatos de las fuerzas represivas). Lo cierto es que cada día que corre, el gobierno de Cambiemos empeora la vida de la inmensa mayoría del pueblo y de las futuras generaciones de argentinas y argentinos.

La democracia es poder decir basta, es ponerse en el lugar del otro, participar y decidir sobre cómo queremos vivir, todos los días.

EL GORILA ENJAULADO

Porque algunos gorilas son así, parecen piolas, te hacen reír, hasta que un día entran en confianza, pierden los frenos inhibitorios y empiezan a opinar como lo que son, gorilas. Confinamos a la jaula...
Suscribite Aquí
Tapa28 Tapa25 - SEPTIEMBRE2014Tapa26 - octubre2014tapa27_noviembreMiniaturaTapa24c Tapa23c Tapa22c Tapa 21-mayo2014 m Tapa 20-abril2014c 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3 2 1